Aguacero causa estragos en San Antonio del Táchira – Frontera Plus

Aguacero causa estragos en San Antonio del Táchira

La vulnerabilidad en varios sectores de la frontera se evidenció durante la noche de este miércoles

 

EL DATO

Más de 15 viviendas anegadas, colapso de pared y otras emergencias contabilizaron Bomberos y Protección Civil (PC) en San Antonio del Táchira

 

Jonathan Maldonado

Fotos: Jonathan Maldonado

 

La naturaleza fue implacable este miércoles, en horas de la noche, con San Antonio del Táchira. Durante más de dos horas, las copiosas lluvias convirtieron en ríos las principales calles y avenidas del municipio fronterizo de Bolívar, evidenciando, una vez más, la cantidad de zonas vulnerables que siguen latentes.

“Auxilio, por favor, soy Bertha, se nos está desbordando el túnel que está frente a la casa, por favor, llamen a los bomberos, no tengo el número. La otra vez, hace años, a nosotros se nos reventó todo esto, y ya está botando tierra amarilla ¡Por el amor de Dios, llamen a los bomberos rápido!”.

Ese grito, mezcla de desesperación, angustia y sollozos, pertenece a una ciudadana de San Antonio, quien el pasado miércoles entró en pánico por el torrencial aguacero. Temía lo peor en la zona donde vive, barrio Curazao, por donde fluye la quebrada La Dantera, un afluente que exhibe su peor rostro cuando las lluvias son copiosas.

“Tenía tiempo que en San Antonio no llovía así”, remarcaban constantemente los habitantes de la localidad luego del aguacero. Pedro María Ureña, municipio vecino, no salía del asombro al ver el rudo escenario de la Villa Heroica, pues allá solo hubo amagues que no desencadenaron, afortunadamente, en un “palo de agua”.

La emergencia de la señora Bertha, que no pasó a mayores, fue el preámbulo de muchas más. La calle 5 con carrera 15 del barrio Miranda se convirtió, literalmente, en un río. Un consultorio de un reconocido médico, quedó anegado. Al día siguiente, en horas de la mañana, aún sacaban el agua, mientras el lodo y grandes piedras, arrastradas por la corriente, daban cuenta de lo sucedido.

Las precipitaciones fueron sorpresivas pese al cielo encapotado que trataba de insinuar lo que venía. Y es que durante las últimas semanas el tiempo ha estado así, con ganas de fuertes precipitaciones, pero no pasaban de amagues que, hasta este miércoles, se cristalizaron en un “chaparrón” que avivó el temor.

La quebrada Seca también atizó el miedo. En Centenito, el barrio 5 de Julio y otros sectores, el afluente provocó incertidumbre y ganas de abandonar las viviendas por un lapso, mientras todo se calmaba.  Los vídeos, por parte de los residentes angustiados, no paraban de llegar. Desde el puente internacional Simón Bolívar, algunos transeúntes lograron registrar la furia de un río que enseñó, una vez más, su capacidad para dejarse llevar por la ira ocasionada por las lluvias.

En Las Minas, otro sector vulnerable de San Antonio, el colapso de una pared hizo que una familia enviara un mensaje a la alcaldesa Sandra Sánchez: “Por favor, necesitamos de su colaboración para ya… su ayuda es importante. Gracias” se escuchaba, mientras un ciudadano, de apellido Chávez, servía de camarógrafo.

Plaza Las Heroínas no resiste más

Otro aguacero de las mismas proporciones de este miércoles, terminaría por convertir a la plaza Las Heroínas, en el barrio Andrés Bello, en una especie de vasta excavación que se tragaría, al menos, a tres viviendas. Esta denuncia la han hecho los vecinos desde hace cinco meses. Ya se perdió la cuenta del número de notas de prensa que se han realizado. Sin embargo, la respuesta, hasta este jueves en la mañana, ha sido nula.

Los vecinos se organizaron, una vez más, e hicieron otro llamado de alerta con el fin de que las autoridades vean la magnitud del asunto, pues una tragedia podría desencadenarse en los próximos días si no actúan las autoridades a tiempo. La tubería fue trasladada hace un mes a la plaza sin que se dé inicio a los trabajos.

“Nuevamente nos encontramos en la situación grave que tenemos en la zona. Desde el día de ayer (miércoles) empezaron a colapsar varias viviendas de nuestros vecinos. Estamos muy preocupados por ellos y le pedimos a las autoridades competentes que se hagan presente, pues hemos hecho varios llamados y nadie se ha acercado para ver la situación”, dijo Marinela Romero, líder del sector.

Romero indicó que esto ya es un grito de auxilio para la comunidad del barrio Andrés Bello. “Esas tuberías las trajeron, pidieron una colaboración para poderlas transportar hasta aquí, la comunidad puso de su parte, pero ahí quedaron, más nunca nadie se apersonó”, manifestó con la anuencia de los demás residentes.

Trozos de capa asfáltica

A escasos metros del peaje, en la vía principal que conduce a Peracal, trozos de capa asfáltica quedaron dispersos por las lluvias en un tramo que había sido recuperado días antes de la reapertura comercial binacional, el pasado 26 de septiembre. Las lluvias levantaron parte del asfalto mientras el lodo que bajó de los cerros hacía más elocuente la escena.

Desde lejos, los pedazos de asfalto daban la sensación de que se trataba de un rompecabezas sin terminar. Ya cuando la persona se acerca, las piezas son inmovibles para la mano humana, por su tamaño y peso.

“Son trabajos que tienen días y ya se perdieron. Eso da muestra de que no se están realizando con el debido estudio y con la guía de ingenieros que puedan aportar algo bueno y duradero”, resaltaron los lugareños.