Carnaval de la Frontera: reciclaje, brillo y electricidad – Frontera Plus

Carnaval de la Frontera: reciclaje, brillo y electricidad

La premisa se cumplió. El Carnaval de la Frontera-2020, en su edición 54ª, empleó el reciclaje para lograr en la mayoría de las carrozas un mundo de fantasía, color y brillo. En total, siete candidatas desfilaron por las calles y avenidas del municipio Bolívar.

El pasado viernes, con la elección del rey Momo (Félix Coronel) y la coronación de la reinita del Carnaval, la ciudadanía empezó a tomar las calles para disfrutar de los diversos espectáculos. Hubo de todo: comparsas, bandas, disfraces, carrozas, venta de algodones, manzanas caramelizadas y demás.

“Podemos decir que cerramos con total éxito, con asistencia masiva del pueblo sanantoniense. No solo participaron los de la municipalidad, también de otras jurisdicciones vecinas: Pedro María Ureña, Capacho, Junín y San Cristóbal”, resaltó el alcalde Willian Gómez, quien hizo énfasis en el desfile pedagógico. “Es la primera vez que se hace”, aseveró.

Ya el sábado, 22 de febrero, el desfile pedagógico marcó la jornada. Carrozas de diversas instituciones educativas se enfilaron para transitar las principales vías de la ciudad, las cuales fueron seguidas por las siete candidatas en representación de los barrios: Ocumare, La Popa, Simón Bolívar, Cayetano Redondo, Pueblo Nuevo, la parroquita El Palotal y Tienditas (Pedro María Ureña).

“Estoy muy contento de que haya sido el pueblo el encargado de elegir al rey Momo. La primera vez que gané fue en el 2017, en los 50 años del Carnaval de la Frontera”, señaló Coronel mientras dejaba por sentado que “hay rey Momo para rato”.

Entretanto, Humberto Carrilo, vendedor informal, se trasladó desde San Cristóbal, donde reside, hasta la frontera, para ofrecer los tradicionales churros y los buñuelos azucarados. “La receptividad ha estado buena”, señaló quien desde hace siete años ha estado participando en las fiestas.

“Hay entusiasmo. Vine a la alcaldía, como se suele hacer, saqué los permisos y me ubicaron en la avenida Venezuela”, detalló Carrillo, quien suele instalar su puesto en el estadio de Pueblo Nuevo, en la capital del estado Táchira. “Es un negocio familiar. La bolsa que vendemos oscila entre los 2.000 y 3.000 pesos”, remató.

En cuanto a la seguridad, la máxima autoridad local apuntó que no se registraron eventualidades. “No se tocó ni un solo bolívar de la tesorería, la situación país no lo permite. Se hizo autogestión y fuimos apoyados por el gremio del transporte público, carnicerías y agencias de viajes. Todos estuvieron activos”, dijo.

“La parrilla de artistas fue 100 % talento regional y municipal. Así disfrutaron el pueblo sanantoniense y sus visitantes”, acotó Gómez al tiempo que subrayó: “En paralelo, se realizó el Primer Torneo Nacional de Kickingball”.

La Popa se alzó con la corona

El Club Alianza, en San Antonio del Táchira, fue el escenario donde se llevó a cabo la elección y coronación de la reina del Carnaval de la Frontera-2020.  La representante de La Popa, Alejandra Velasco, resultó la ganadora. Las chicas de Cayetano Redondo y Pueblo Nuevo ocuparon el segundo y tercer lugar, respectivamente.

Durante el evento, jóvenes talentos se apoderaron de la tarima para demostrar sus habilidades musicales.  El público los recibió con aplausos y coreó algunas de las canciones que interpretaron.

Este año, el Carnaval de la Frontera se desarrolló con la participación del Comité de Voluntarios, la alcaldía del municipio Bolívar y la empresa privada.

Sin apagones

En las calles y redes sociales no solo hubo comentarios sobre las candidatas, las carrozas y otros elementos alusivos a esta fiesta, también se habló de los cortes eléctricos, pues desde el viernes y hasta el martes, gran parte del municipio Bolívar tuvo luz en sus hogares.

“Yo no quiero que los carnavales terminen, no por los días libres, sino por la luz. Fíjese que no la han quitado”, resaltó Rosa Guzmán, residente del barrio Lagunitas. “Es lamentable que tenga que darse una celebración para que nos den un rato de normalidad”, apuntó.

La reflexión de Guzmán es compartida por otros ciudadanos. “Yo no critico el carnaval, pues de alguna manera nos permite distraernos y pasar un rato chévere y gratuito. Lo que me parece mal es que, por el evento, no nos quiten la luz, cuando siempre deberíamos estar con el servicio”, explicó Nora Contreras, habitante de Libertadores de América.

Jonathan Maldonado

Texto y fotos