EDICIÓN FRONTERA | Arropado comercio de La Fría por los rubros extranjeros – Frontera Plus

EDICIÓN FRONTERA | Arropado comercio de La Fría por los rubros extranjeros

“Años atrás, La Fría era un pueblo de crecimiento, de desarrollo, de comercio, de industria, de mucho movimiento, de ganadería… hoy la realidad, lamentablemente, es otra…nos la pasamos en las colas para comprar gasolina y dejamos negocios cerrados”, dice William Roa.

***

Los problemas con los servicios públicos son los mismos: constantes cortes de electricidad, dificultades con el suministro de  gas, que además se paga en pesos; el agua escasea, fallas de Internet, los puntos de ventas no funcionan con regularidad.


Por José Luis Guerrero S.

La crisis económica también golpea a todos los comerciantes de La Fría, municipio García de Hevia, al norte del estado Táchira. Una economía donde se impuso el peso y se ha incrementado el comercio de calle.

Quienes aún mantienen abiertas las santamarías se enfrentan al dominio del peso colombiano en todas las transacciones, a la inseguridad, los impuestos municipales, la poca capacidad para reponer mercancía y el disminuido poder adquisitivo de la mayoría de los residentes.

William Roa, presidente de la Asociación de Comerciantes y de la Asociación de Licoreros del municipio García de Hevia. (Foto/Yrlander Hernández)

William Roa, quien preside la Asociación de Comerciantes y la Asociación de Licoreros del municipio García de Hevia, de entrada expresa que entre 40 y 45 por ciento de los negocios han cerrado y califica la realidad económica de “muy crítica para todos. Estamos muy golpeados”.

“Sumado a la grave crisis económica que vive el país, el alza del dólar, hemos sido golpeados por el aumento de los impuestos municipales. Eso ha sido uno de los factores determinantes para que muchos comercios bajen sus santamarías”, expresa.

Asegura que nunca han tenido comunicación con las autoridades de la Alcaldía y cada vez que el alcalde o los integrantes del Concejo Municipal -ambos liderados por el oficialismo- van a tomar decisiones, de interés colectivo o directamente, al sector comercio  no le consultan para escuchar sus sugerencias, ideas o planteamientos.

“Cómo hacemos para que se haga sentir el comercio. Si los concejales no toman conciencia de las necesidades básicas y de todos los problemas que nos acosan,  como las fallas de operación de los puntos de venta, el Internet caído, el escaso bolívar circulante y  ahora una moneda extranjera dominando en todo el municipio, no podemos sensibilizarnos para que tomen conciencia y no aumenten más los impuestos”, dice.

La Fría comunica a San Cristóbal con los estados Mérida y Zulia. Su territorio es plano y hace mucho calor (Foto/Yrlander Hernández)

Declara que han tratado de concretar una reunión con los concejales, “para mostrar nuestra realidad. Yo les pido, desde la Cámara de Comercio, que no aumenten  más los impuestos en lo que queda del año, porque estamos dispuestos a cerrar las santamarías”, remata.

El panorama es negativo. “A los comercios no llegan rubros como antes, los impuestos nos están agotando y  la inversión o el dinero ganado, cuando vamos  a  comprar mercancía, no  alcanza porque la economía está por el suelo y cada vez que vamos a invertir nos suben la materia prima. Es muy difícil renovar inventario porque la realidad económica, la devaluación constante de la moneda no para y hace mucho daño”, explica.

“Yo creo que entre septiembre y octubre próximo, lamentablemente, otro 20 por ciento de comercios se verán obligados a cerrar. Lo mismo le sucede al sector licorero. Los rubros de Empresas Polar suben cada ocho días y al reinvertir para comprar los productos, el dinero no alcanza”, explica.

Todos los sectores afectados

“Aquí no escapa nadie”, responde y comienza a enumerar las diferentes áreas. “Cauchos, vehículos,  licores, repuestos, víveres, charcutería. No se escapa nadie de la megacrisis que se vive”, precisa mientras se aprieta sus manos en señal de impotencia, por lo que considera una falta de apoyo del gobierno de Nicolás Maduro.

En cuanto a financiamiento, precisa que ya no tienen a dónde acudir en busca de dinero, prestado o de financiamiento, “porque las entidades bancarias no están otorgando créditos”.

El bolívar no se ve

William Roa dice que en este municipio se impuso el peso colombiano sobre el bolívar. “El dólar también, pero en algunos sectores”, agrega. “El bolívar no se ve. Los billetes grandes del llamado nuevo cono monetario no se ven. Nos ‘colombianizaron’”.

— ¿Qué ha pasado con el comercio informal?

— Este sector ha recrecido enormemente. Tenemos información de comerciantes que estaban establecidos jurídicamente, como lo piden la ley y la norma, que ahora se dedican a este tipo de ventas de calle, a la parte informal, porque no pueden con los impuestos, ni con los atropellos de los entes del Estado, como el Seniat, que nos acosa. No aceptamos que el Seniat venga al comercio legal a sancionarlo, mientras  tenemos al frente cuatro ventas con el mismo producto del local. Es competencia desleal y los cuerpos de seguridad competentes se hacen de la vista gorda.

— ¿En Orope y Boca del Grita, el comercio ha crecido?

— En Boca del Grita es la misma situación. Ha crecido, pero la economía informal, porque los vendedores quieren ganar pesos del lado venezolano. Esa zona está “colombianizada”, es plena frontera. Todo el mundo quiere irse a esa zona a vender cualquier rubro, porque es allí donde está el dinero, los pesitos, y ahora más que bajó la moneda -ese día el bolívar se cotizó a 0.13-.

Un llamado

Roa hace un llamado a la sensatez de los gobernantes. “Tienen que ir gobernando con sinceridad, con responsabilidad. No pueden estar dando autorizaciones para comercios fuera de normas, debe estimularse el comercio formal, con patente, con registro de ley,  todo legal, en pro de los legalmente establecidos, porque es competencia desleal”.

“Los concejales y el alcalde deben  poner orden. Se está escapando la situación de las manos. Todo el mundo anda vendiendo por la calle, sin control sanitario, todo es revendido en pesos, con la entrada de cantidad de productos extranjeros, ante la mínima producción nacional”.


Problemas para comprar gasolina

Los comerciantes legalmente establecidos solicitan a las autoridades que controlan la venta de combustible  les asignen una estación de combustible. “Los comerciantes exigimos apoyo de las autoridades para surtir. Hasta marzo pasado teníamos una gasolinera asignada por el general Torres Granadillo, era la Estación Táchira 1, pero nos retiraron”, recuerda William Roa.

Como presidente de un importante gremio de la economía local, exige a los encargados de la venta de combustible reconsiderar esta suspensión. “No podemos, ni estamos dispuestos a pagar ‘vacuna’, ni pesos ni nada para poder surtir gasolina, porque es un derecho adquirido, para todos por igual; por ende, no debemos pagar excedente alguno, porque eso no es lo propio”.

Como en muchas zonas del estado, los conductores deben hacer colas de dos o tres días.

“Una de las principales causas por las cuales el comercio está paralizado es por los problemas para comprar gasolina. Aquí hay prioridad para otros representantes  de diferentes  asociaciones, menos para el comercio”, dice.


Tres gasolineras

*Estación de servicio Táchira 1: de uso exclusivo para los ganaderos. Regularmente surten full a todos los vehículos.

*Estación de servicio Arturo: está en Caño Hondo. Surten en promedio 40 litros por carro. De uso general, para todos.

*Estación de servicio Bella Vista: sector El Cafenol. Solo surten 40 litros por vehículo.