En la frontera se resisten a la “muerte” del ateneo – Frontera Plus

En la frontera se resisten a la “muerte” del ateneo

El 15 de noviembre del año 2021, la directiva de la fundación acudió a la Fiscalía Vigésima Cuarta de Control para denunciar lo que consideran una violación al derecho a la cultura


Por Jonathan Maldonado

Más de cuatro años lleva la directiva del Ateneo Fronterizo “Dr. Marco Ramírez Murzi” reclamando que le sean devueltas las instalaciones. En el 2018, según el presidente de la fundación, profesor Armando Garnica, fueron despojados de la sede sin que, hasta la fecha, hayan podido recuperarla.

La estructura, de gran envergadura, “ha sido utilizada en los últimos años como hotel, estacionamiento y ahora fue tomada por la Policía Nacional Bolivariana (PNB)”, resaltó Garnica, mientras lamentaba la “herida” que le han ocasionado a un espacio que solo le pertenece a la cultura.

Aunque desde el año 2019, la directiva se ha acercado a la Cámara Municipal para que los derechos del municipio Bolívar, de contar con un área exclusiva para el arte y la cultura, sean restituidos, no han recibido una respuesta oportuna. El 2020, por la pandemia y el encierro que provocó, no pudieron avanzar.

El profesor resaltó que, para el 15 de noviembre del 2021, se introdujo la denuncia ante la Fiscalía Vigésima Cuarta de Control del Ministerio Público (MP), en la que se tocó dos puntos: que sea devuelto el ateneo y que el derecho que tienen los niños, jóvenes y adultos a un espacio cultural, sea restablecido.

A escasos 19 días de cumplirse un año de esa denuncia, no han recibido respuesta de la Fiscalía. “La cultura y las bellas artes han sido mortalmente heridas. Nuestra juventud no cuenta con estos espacios para desarrollar sus habilidades”, enfatizó durante entrevista concedida al periodista de frontera de La Nación.

Garnica no se niega a que los organismos de seguridad ciudadana hagan su trabajo, pero sí rechaza que, desde el 1 de octubre del presente año, la PNB haya tomado el ala del teatro, con un aforo para 760 personas, con el propósito de que funcione como una comisaría. “En ningún país del mundo, se concibe que un espacio cultural quiera ser convertido en una cárcel; al contrario, una cárcel debería ser convertida en un espacio cultural”, señaló.

El pasado 11 de octubre, la directiva presentó, en un sexto intento por obtener la ayuda del Concejo Municipal del municipio Bolívar, una seria de proposiciones en las que destacan: “retomar el trabajo que venía desarrollando la directiva del Ateneo Fronterizo, con la posibilidad de ampliar sus integrantes, así como elaborar un proyecto cultural con la alcaldía, a ejecutarse a corto plazo”.

Luego de estos planteamientos, los concejales, junto a Garnica, y su esposa, Esperanza Ramírez, conversaron con el comisionado encargado del espacio que tomaron en el ateneo — más de la mitad –, para exponer la problemática, quedando en elevar estas inquietudes al gobernador de la entidad andina, Freddy Bernal.

“Un concejal propuso que tomáramos la mitad del ateneo y le dejáramos el espacio a la PNB, pero esa no es la solución, pues se trata de algo sagrado, que es netamente para la cultura. Esto sería como proponerle a la iglesia que comparta el templo con un prostíbulo – con el respeto que merecen los empleados de este nicho–, lo cual no sería compatible”, ironizó el profesor.

Áreas desmanteladas

La biblioteca, cuya mayoría de libros (alrededor de 6 mil) fueron donados por el poeta Marco Ramírez Murzi, fue desmantelada. Sus libros, de acuerdo con Garnica, fueron convertidos en una hoguera y otros vendidos.

Los instrumentos musicales con los que contaba la institución desaparecieron del lugar, sin explicación y responsable alguno. El letrero de la institución, que resaltaba de un simple vistazo en la fachada, fue retirado. “Me llegó información de que, aparentemente, fue vendido como chatarra en La Parada”, dijo el presidente del ateneo.

Estas acciones, en contra del ateneo, acotó el profesor, se llevaron a cabo en los primeros años de “invasión de las instalaciones”.

Resarcir los daños

Para el profesor, la Fiscalía no solo debe velar porque las instalaciones vuelvan a tener al esencia para la que fueron erigidas, sino que debe enfocarse en que los daños ocasionados a lo que se puede considerar un patrimonio del municipio, sean resarcidos lo antes posible para el buen funcionamiento de la estructura.

Rememoró que desde inicios de la década de los 80, cuando la directiva de la fundación del ateneo puso la primera piedra fundacional sobre unos terrenos que fueron comprados, razón por la que son privados, se venía trabajando y se avanzó en un 70% en la construcción de la obra, la cual se vio paralizada por las irregularidades que se han suscitado en los últimos años.

“Queremos que se haga justicia y que se respete el derecho de un municipio de poder gozar de una estructura, donde se puede abrazar el arte, convivir con él, expresarlo sin ninguna cortapisa”, aclaró con la fe puesta en que habrá estado de derecho para este caso.