En Táchira se empieza a sustituir el peso por dólares y bolívares – Frontera Plus

En Táchira se empieza a sustituir el peso por dólares y bolívares

La devaluación del peso frente al dólar en el mercado informal tachirense, que se maneja en pesos, el impacto es muy superior, no solo en cuanto al valor de la moneda, sino en cuanto a la inmediatez con que se aplica


De interés…

  • El presidente de Colombia, Gustavo Petro, a través de un hilo de tuits habló de lo que pudiera ser la economía popular y la banca popular.
  • Se suma el nerviosismo del mercado, así como un poco la caída de los precios del petróleo y la reforma tributaria, han llevado a Colombia a tener una moneda depreciada, en cerca de 25 % en el tipo de cambio, en lo que va de este 2022.

Por Humberto Contreras

Mientras en Colombia el valor de los productos, en especial los alimentos, sube muy lentamente a causa de la devaluación de su moneda frente al dólar, en el mercado informal tachirense, que se maneja en pesos, el impacto es muy superior, no solo en cuanto al valor de la moneda, sino en cuanto a la inmediatez con que se aplica.

Al respecto, el economista Aldo Contreras, señala que lamentablemente, después de lo que ha sido los anuncios del presidente Gustavo Petro a través de un hilo de tuits en los que habló de lo que pudiera ser la economía popular, la banca popular, aunado ya, al nerviosismo del mercado, así como un poco la caída de los precios del petróleo y la reforma tributaria, han llevado a Colombia a tener una moneda depreciada, en cerca de 25 % en el tipo de cambio, en lo que va de este 2022.

Los productos colombianos han aumentado de precio, así como todos los servicios que se pagan con esta moneda.

— Claramente esto afecta al Táchira -dice el profesor universitario-, porque, aunque de algún modo los precios en Colombia se van a mantener por lo menos un mes, o mes y medio, aunque Cúcuta es la ciudad más inflacionaria de toda Colombia, con índice superior a11 % interanual. Pero, en general, en el caso de Colombia a lo interno, los precios siguen transados en pesos.

— En el caso de Venezuela – agrega-  los precios siguen en divisas, y siguen al dólar como referencia. Y del dólar, se va a bolívares. Eso quiere decir que, automáticamente se deprecia el tipo de cambio, como ha pasado que la Tasa Representativa del Mercado TRM (valor oficial del dólar en Colombia), llegó a 4.990 pesos por dólar.

Todo en pesos

Contreras explica que por otra parte, en las casas de cambio aquí en frontera, se cotiza sobre los 4.700 pesos por dólar. Como los precios de los víveres, de los bienes, de los servicios, que se comercializan en el Táchira, donde por lo menos 94 % de las transacciones se hacen en la moneda colombiana, eso hace que los precios automáticamente tiendan al alza, que empiecen a subir.

Eso está haciendo -señala Contreras- que, lógicamente, el poder adquisitivo del tachirense se vea mermado, se haya reducido y que, aunque en Colombia los precios como dije, no van a subir de inmediato, en Táchira sucede lo contrario. Cuando se deprecia el peso en Colombia, en el Táchira automáticamente los precios se mueven en el acto, por lo que ya tenemos los productos más caros, los víveres, las verduras, etc.

¿Cuál será el efecto a corto plazo?

En el corto plazo, tenemos dos variables: Una es la escasez de productos que se está dando por el cierre de las trochas, y porque la frontera no se ha dinamizado de un todo. Y, por otra parte, la depreciación.

¿Cómo entendemos la depreciación?

— Está pasando que los agentes económicos tachirenses, empiezan a preferir al bolívar y al dólar, como moneda, por sobre el peso colombiano, ante la variación tan abrupta que ha tenido el valor del dólar con respecto al peso.

¿Puede darnos ejemplos?

Eso está haciendo que, claramente, los escenarios de bolívares y dólares, comiencen a ascender en los mercados en los cuales no estaban presentes, porque, por ejemplo, en el mercado inmobiliario, ciento por ciento de las transacciones se hacen en divisas; los vehículos, prácticamente ciento por ciento, se negocian en divisas, lo mismo sucede con los electrodomésticos, línea blanca, línea marrón, etc. Pero el tema de los víveres, de las frutas, de las verduras, como las cuotas de los colegios, los gastos del fin de semana, de la pizza, la hamburguesa, el del ocio, e incluso las medicinas, se cubren en pesos colombianos.

Entonces, con la inflación que azota el mundo, con la próxima crisis económica que se avecina y que se pudiera presentar en el primer trimestre 2023, pues podía pasar que, claramente, va a afectar a Colombia, y a Venezuela, en materia de consumo, y que, de algún modo, pues ya no será solo escasez de productos colombianos, sino el aumento generalizado de los precios de esos productos en este lado de Venezuela.