Fabricantes de Ureña esperan que lleguen los mejores tiempos – Frontera Plus

Fabricantes de Ureña esperan que lleguen los mejores tiempos

Gratiniano Ramírez tiene 20 años en el comercio de la frontera

El Dato:

La famosa avenida de los jeans, en Ureña, contaba con más de 200 negocios activos en 2015… En la actualidad solo quedan 50 a media máquina

Jonathan Maldonado
Texto y fotos

Sentado frente a su máquina de coser, en uno de los 50 negocios de venta de ropa que aún sobreviven en la “avenida de los jeans”, en Ureña, Gratiniano Ramírez asemeja la reactivación del paso de vehículos por el recién inaugurado puente internacional Atanasio Girardot como la caída de unos muros que truncaron el dinamismo por más de siete años.

“Hubo una especie de muros que nos separaron mucho”, dijo en alusión al cierre de frontera del año 2015. Ramírez, junto a su familia, mantiene viva la llama de la esperanza, la cual se reforzó con los últimos acontecimientos que se han suscitado en la zona de Táchira y Norte de Santander.
“Hay más movimiento y más ambiente, confiando en Dios que haya más fluidez y ventas, pues sabemos que el colombiano también viene a invertir acá”, subrayó quien maneja a la perfección el arte de la costura y es parte de los que, a diario, crean piezas de ropa para damas, caballeros y niños.

El ciudadano, con más de cuatro lustros en el negocio, empezó fabricando jeans; sin embargo, la situación país los llevó a diversificarse y a crear prendas de todo tipo. “Esta reapertura da más libertad de circulación y hará que la gente del interior venga con más confianza, pues ya no se van a tener que preocupar por las trochas”, aseveró.

Antes del cierre de frontera, Gratiniano Ramírez contaba con 15 empleados que se fueron marchando, hasta quedarse solo con tres. “El año pasado estuvimos agonizando, a punto de cerrar”, acotó mientras aclaraba que las ventas no estaban dando ni para pagar el alquiler del local.
Otro punto que el comerciante espera que mejore es la importación de materia prima, que existan facilidades para pasarla por los tramos formales y que las rutas que hacían por los caminos verdes queden en el pasado. “Hay muchas emociones encontradas, pero sobre todo, mucha esperanza”, señaló.

La zona comercial de Ureña espera su reactivación. La ropa era uno de los productos más buscados.