La ruta del pensionado para cambiar sus bolívares por pesos – Frontera Plus

La ruta del pensionado para cambiar sus bolívares por pesos

En San Antonio del Táchira existen varios establecimientos que prestan el servicio a los adultos mayores

Por Jonathan Maldonado

Ligia Bustamante, de 69 años, visita varios establecimientos en San Antonio del Táchira en busca del mejor precio. Lo hace cuando le llega la pensión o cuando recibe algún bono del sistema Patria.

La ruta, a veces fatigosa, es necesaria para conseguir unos pesos de más. «En el barrio Lagunitas hay un local», dijo. «A ese voy hoy para cambiar un bono por pesos», prosiguió la sexagenaria.

En el barrio Curazao, hay otro, al igual que en Simón Bolívar, la avenida Venezuela, cerca de la sede del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), y en el pleno casco central de la Villa Heroica.

En total son cinco los establecimientos más conocidos en el municipio Bolívar. «Por ejemplo, por el bono de Bs. 32, 80, si está en 0,5, me dan un aproximado de 16.300 pesos», especificó la habitante de la frontera.

Por la última pensión, que llegó con aguinaldos, le entregaron 130.000 pesos, una cifra que le sirve para ir a La Parada, corregimiento colombiano, y comprar ciertos productos de la canasta básica.

«Para nosotros como venezolanos nos parece bien ese servicio, pues uno va a La Parada y allá le bajan mucho el valor al bolívar y nos dan menos», detalló, al tiempo que indicó que sale más beneficioso vender los bolívares en los locales de San Antonio.

Para Bustamante, la opción que tienen en la frontera la califica de «excelente», pues de «algo nos sirve al pasar el puente y hacer las compras». Ella evade echarse el viaje hasta Cúcuta para ahorrarse lo de los pasajes. «En La Parada también se consigue de todo», acotó.

El local que más usa es el que está cerca de La Muralla. Allí, señaló, se hacen colas cuando llega la pensión, pues las personas suelen acudir al establecimiento donde se le ofrece mejor cotización de los bolívares que van a vender.

«Mi esposo también hace lo mismo», aseguró la mujer de la tercera edad mientras se disponía a vender su bono por pesos.