Las pancartas que querían viera el Ministro – Frontera Plus

Las pancartas que querían viera el Ministro

“Nos quedamos esperando” dijo alguien.

Trabajadores de las agencias de ventas de pasajes fueron retirados de las cercanías del Destacamento 212


Jonathan Maldonado


El intento fue infructuoso.

Decenas de trabajadores, que representan a las agencias de ventas pasajes en el terminal de San Antonio del Táchira, se acercaron, con pancartas en mano, para llamar la atención del ministro del Transporte, Ramón Celestino Velásquez.

Aunque no hubo muchos aspavientos durante la llegada del ministro Velásquez, el pasado miércoles, 31 de agosto, un grupo de trabajadores del puerto terrestre se enteró de su arribo y acudió hasta la aduana principal del municipio Bolívar.

Ya en el lugar, tuvieron conocimiento de que el encargado de la cartera del transporte ya se encontraba en las cercanías del puente internacional Simón Bolívar, en compañía del viceministro y de autoridades regionales y municipales.

Para evitar que malinterpretaran su manifestación pacífica, se acomodaron a escasos metros de la entrada del Destacamento 212, para desplegar las pancartas, y así el ministro alcanzara a leerlas, una vez saliera en su carro de las instalaciones referidas.

Sin embargo, «fuimos retirados por la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), cuyos funcionarios alegaban que no podíamos estar en el lugar por considerarse zona de seguridad», explicó el denunciante, quien prefirió no ser identificado.

A los minutos que se retiraron del sitio, supieron que Velázquez había salido del comando de la GNB, con la comitiva que lo acompañaba, para seguir con su agenda, sin haber logrado leer, siquiera, una pancarta.

«No a la piratería», «Apertura total del terminal de San Antonio del Táchira, ¡Ya!» y «Evitemos que nuestros usuarios sean víctimas de la piratería», fueron parte de las consignas estampadas en las pancartas.

Los gerentes de las agencias que laboran en el terminal no entienden lo que calificaron como un trato discriminatorio, pues aseguran que en la avenida y cercanías a la aduana, se «pueden observar a todo tipo de trabajador informal, sin que nadie les diga nada por ser zona de seguridad».

En este sentido, lamentaron que la visita del Ministro hubiera sido tan fugaz y sin la posibilidad de un recorrido por el puerto terrestre, donde abunda el malestar por parte de todos los que hacen vida en las instalaciones.

«Aclaramos que quienes fuimos a abordar al ministro somos trabajadores de las agencias de ventas de boletos, mas no transportistas», quienes también están afectados y han estado denunciando las irregularidades en el terminal.

El grupo espera que, en algún momento, el ministro gire su mirada hacia un terminal que pide a gritos su atención para la toma oportuna de decisiones y en pro de todos.