Más de 700 unidades de carga pesada en espera para su habilitación – Frontera Plus

Más de 700 unidades de carga pesada en espera para su habilitación

Solo 30 vehículos de carga pesada estarían listos para funcionar a partir del lunes, 26 de septiembre, fecha anunciada por Bogotá y Caracas para el inicio de la reapertura comercial

Para recuperar el intercambio comercial con países como Perú y Ecuador, Paz pide al presidente Maduro y a la Asamblea Nacional (AN), el retorno de Venezuela a la Comunidad Andina (CAN)


Por Jonathan Maldonado

Entre Colón, La Fría, Michelena, Lobatera, Rubio, San Cristóbal, Ureña y San Antonio del Táchira hay más de 700 unidades de transporte de carga pesada en espera de ser habilitadas, para entrar en funcionamiento una vez se dé la reapertura comercial entre Táchira y Norte de Santander, el lunes 26 de septiembre, fechada anunciada por ambos presidentes: Nicolás Maduro y Gustavo Petro.

La cifra la dio el presidente del gremio del transporte de carga pesada, Álvaro Paz, quien precisó que, en la actualidad, solo cinco transportes cuentan con el certificado internacional vigente, mientras que alrededor de 30 unidades están habilitadas. “El tema de lo oneroso es la verdadera traba”, dijo.

El transporte de carga pesada quiere trabajar.

En entrevista exclusiva para diario La Nación, Paz resaltó las veces que han gestionado la exoneración del pago de las habilitaciones con diversos organismos y, hasta la fecha, han sido infructuosas. En 2021, viajaron a Caracas y asistieron al Instituto Nacional de Tránsito Terrestre (INTT), donde “planteamos la situación, sin recibir respuesta”.

“También hemos tocado el gobierno regional y las alcaldías”, prosiguió mientras dejaba claro que no ha habido un pronunciamiento que los respalde frente a unos costos que sobrepasan los 600 dólares por unidad. “Pienso que de parte de las autoridades nuestras, tienen una deuda con nosotros, porque en este sentido Colombia no cobra absolutamente nada, ningún país de la Comunidad Andina (CAN) – de donde Venezuela se retiró– lo ha cobrado”, aseveró.

“600 dólares es una cantidad bastante onerosa, ya que se trata de un transporte que ha estado paralizado, que no ha tenido carga y ninguna posibilidad para hacer transporte de carga internacional”, refirió, al tiempo que enfatizaba que hace aproximadamente un mes fue el último intento que hicieron, con la visita del ministro del Transporte a San Cristóbal, Ramón Celestino Velásquez, arrojando otro silencio por parte de las autoridades.

“Ya pasó más de un mes y estamos a 14 días de la visita del señor presidente y no tenemos ninguna respuesta. Es muy lamentable como transportistas y empresarios y trabajadores de la zona, quienes hemos visto un maltrato que ha sido una marginación total a los que hacemos vida empresarial”, aseguró el representante de un gremio que se ha visto golpeado en siete años de bloqueo en frontera.

Además, hizo hincapié en las pólizas que debe pagar el transporte: la de responsabilidad civil de vehículos y la de responsabilidad civil como transporte internacional; esta última no posee un seguro en el país que la emita, razón por la que deben acudir al vecino país a comprarla. “Nosotros pedimos con mucha responsabilidad, pues están las condiciones dadas de poder trabajar tranquilamente, como se ha hecho cuando fuimos Pacto Andino y después Comunidad Andina”, indicó.

“Táchira era la capital del transporte”

Álvaro Paz considera que en los últimos años, tanto el sector que representa, como los demás, han sido muy marginados porque solo ha trabajado un pequeño grupito y “no vale la pena decirlo, pues todo el mundo lo sabe”. Parte de que el ministro del Comercio de Colombia, Germán Umaña, quien compartió con el sector productivo decenas de mesas de trabajo cuando presidía la Cámara Colombovenezolana, es una pieza fundamental y muy positiva en los procesos de avance para la reapertura.

Antes del 2015, recordó, el estado Táchira era la capital del transporte de Venezuela, con más de 3.500 unidades activas. “Hoy en día, estamos en la cola, pero de últimos”, lamentó. “Solo en el transporte de carga de carbón, entraban por Ureña un promedio de 40 mil toneladas mensuales, mientras que por Boca de Grita, entraban otras 30 mil toneladas de carbón. Estaban todas las empresas básicas del Estado operativas y las de manufactura”, especificó.

“Se han perdido muchas unidades y otras se han ido. Yo diría que hoy unas 700 unidades están paralizadas y se están tratando de activar, de montar los cauchos, las baterías y de ponerse al día y en sintonía para poder salir. Básicamente, donde están las zonas de transporte en Táchira, que es Colón, La Fría, Michelena, Lobatera, Rubio, San Cristóbal, Ureña y San Antonio, más 700 unidades están esperando por ser habilitadas, y así dar inicio a esta operación de reapertura”, reiteró con más detalle.

“No se puede abrir de forma simbólica”

En respuesta al gobernador del estado Táchira, Freddy Bernal, quien hizo ver que el lunes 26 de septiembre habrá una reapertura simbólica, dijo que no se puede seguir jugando al desgaste y a la liquidación de la frontera; todo lo contario, “hay que jugar es a la prosperidad, al crecimiento económico, a la felicidad de todos los sectores económicos y de la población en general”, subrayó.

Para Paz, las recientes declaraciones de Bernal “nos llena de tristeza”, pues “con el mayor respeto que se merece el señor gobernador, no sé si está equivocado o está mal asesorado, pero no podemos abrir la frontera de manera simbólica”. El transportista de carga pesada tiene la fe de que el lunes 26 habrá un escenario más comprometido con la lucha que se ha venido dando por años.

El paso de vehículos aún es un tema pendiente.

A su juicio, el Táchira ha sufrido de una parálisis de la que debe salir a partir del lunes 26 de septiembre, ya que desde hace aproximadamente ocho años, se ha estado hablando y nombrando las zonas económicas en el eje fronterizo, pero no fueron incluidas tras la promulgación de la ley.

“Tenemos que ser más responsables, tener un poco más de iniciativa y entusiasmo. Lamentablemente hay unos sectores que no sienten lo que sentimos los que tenemos empresas, empleados y materia prima. Los gremios han sido secuestrados por personas que no tienen ninguna identificación ni modalidad de empresarios, pues son maquillados”, aseguró.

Apuesta a una balanza equilibrada

Como venezolano, con 32 años en el nicho del transporte de carga internacional, siente que el ministro Umaña y Fedecámaras le están dando un dinamismo a esta actividad comercial que debe empezar con todos los productos, para que regrese la normalidad  en torno al intercambio y, de esta manera, se dé una balanza comercial equilibrada

“Le pedimos a las autoridades de ambos países una reapertura clara, sensata, donde se nos permita trabajar a todos y no a un pequeño grupo nada más, como se ha venido manejando de manera marginal”, soltó Paz para luego dar su visión de cuáles puentes serían empleados. “Tenemos entendido que se va a inaugurar el puente de Tienditas, eso es lo que todos presumimos, pues es un puente donde se hizo una gran inversión, de más de 30 millones de dólares”, acotó.

No obstante, aclaró que el puente Francisco de Paula Santander está habilitado como transporte internacional, así como el Simón Bolívar y el Unión. “Los tres puentes, donde veníamos ejerciendo carga, están habilitados y, en el marco de la reapertura, estos puentes no pueden ser excluidos, ya que están entre los acuerdos que han hablado los cancilleres”, puntualizó.

El puente de Tienditas, remarcó Paz, sería un complemento que ayudaría para el paso de la carga pesada y demás vehículos (particulares y de transporte público, aún sin fecha).  Se trata de un puente con seis canales, que descongestionaría en gran medida cuando haya una reapertura total del paso.