Más de $ 9.5 millones de intercambio comercial en dos meses de reapertura de la frontera – Frontera Plus

Más de $ 9.5 millones de intercambio comercial en dos meses de reapertura de la frontera

En 60 días, han pasado por los tramos internacionales más de 380 vehículos de carga pesada


EL DATO

Por las trochas solo está pasando, en la actualidad, mercancía al menudeo


Jonathan Maldonado


Más de 380 vehículos de carga pesada han cruzado los tramos binacionales que unen a Táchira con Norte de Santander, tras la reactivación del comercio entre Colombia y Venezuela, el pasado 26 de septiembre. A dos meses de la reapertura, la cantidad de mercancía que ha pasado por la vía legal se traduce en 8.639 toneladas.

El balance, aportado por la presidenta de la Federación de Agentes Logísticos en Comercio (Fitac), Capítulo Cúcuta, Sandra Guzmán, detalla que, desde el 26 de septiembre y hasta el 23 de noviembre (día en el que se sostuvo la entrevista), las operaciones de exportación del vecino país sobrepasaban los 8.498.000 dólares, mientras que las importaciones, provenientes de Venezuela, llegan a 1.022.000 dólares.

Sumando ambas cifras, el intercambio comercial, en 60 días, se sitúa en 9.519.945 dólares, siendo Colombia la nación que lleva la batuta en torno al movimiento de mercancía por los pasos internacionales: material para calzado, polietileno, vidrio y confitería son parte de los productos importados por Venezuela.

“Iniciando las operaciones, tuvimos muchos inconvenientes debido a que retomarlas de la noche a la mañana, sin una preparación adecuada, y tras largo tiempo en el cese de operaciones, nos causó sorpresa en muchas circunstancias”, subrayó la presidenta de la Fitac-Cúcuta.

Guzmán recordó que la reactivación económica la venían solicitando una vez inició el bloqueo de los puentes, hace más de siete años, y siempre le solían decir “ya casi”, “mañana abren”, “mañana, mañana, y resulta que ese mañana se convirtió, de la noche a la mañana, en algo efectivo”.

Para la representante del sector productivo en Cúcuta, lo logrado, a partir del 26 de septiembre, es de suma importancia y pudiera verse más consolidado, a corto plazo, con la generación de confianza para los empresarios de Venezuela y Colombia. Estima que noviembre cierre con 10.000.000 de dólares de intercambio, para de esta manera proyectarse en diciembre sobre los 15.000.0000.

“Tenemos la confianza de seguir creciendo y dándole la confianza a las agencias de aduana para que lleguen a Norte de Santander y así puedan generar empleos. Y queremos que a partir del 1° de enero lo pasado sea un sueño y esto, lo que estamos viviendo actualmente, se quede como una realidad”, apuntó, al tiempo que agradeció a los empresarios que han creído en la frontera.

“Incremento progresivo”

El presidente de la Asociación de Aduaneros del Estado Táchira (Asoata), Nelson Urueña, calificó de progresivo y algo lento el proceso de reapertura comercial, el cual arrancó, exactamente, hace dos meses: “Para nadie es un secreto que aquí se creó un hábito de una economía de intercambio comercial que no estaba dentro del marco de la ley, y esto nos afectó porque la gente se acostumbró a esa forma de trabajar”.

Urueña señaló que antiguos comerciantes, que se habían ido a Paraguachón tras el cierre de frontera en 2015, están regresando de una manera lenta, algunos con desconfianza porque siempre ha existido el rumor de que vuelvan a bloquear los puentes o de que se reactiven los caminos verdes para el paso de gandolas. “Siempre se ha mantenido esa duda, y como son empresas serias, organizadas, muchas prefieren mantenerse por Paraguachón”.

Desde su perspectiva, durante las últimas semanas, se ha notado un incremento del intercambio comercial, el cual se ve reflejado en el volumen de las gandolas que atraviesan los puentes, y “eso nos da a entender que, a partir de enero, progresivamente, va a ser mayor el número de operaciones entre ambas naciones”.

“Agilicen los trámites”

Hay una realidad, detalló Urueña, y está relacionada con la escasez de productos de consumo humano y animal en los anaqueles del país, en vista de que muchos empresarios aún no cuentan con los permisos para importarlos desde Colombia: “Hay mucho empresario nuevo, que estaba trabajando de manera informal, ilegal, y quiere ingresar por la vía formal, legal, ajustarse a lo que establece la ley, y están tramitando los permisos, pero hace falta un poco más de celeridad”.

Aunque se sabe que para cumplir con estos pasos hay que esperar varios días, no entiende el por qué sobrepasa el mes. “En una charla que nos dieron integrantes del Instituto Nacional de Salud Agrícola (Insai) y de la Contraloría Sanitaria, decían que en 30 días se daba un permiso, pero está claro que se están demorando más tiempo”, reiteró, mientras insistía en que las instituciones tengan en cuenta estos lapsos y tomen medidas que agilicen el procedimiento.

“Se han creado algunas trancas que, poco a poco, el gerente de la aduana ha ido resolviendo a medida que hemos ido conversando con él; ha estado presto para que den facilidades”, aseveró Urueña mientras dejaba por sentado que muchas empresas que eran importadoras antes del cierre de 2015, ahora están cerradas.

“Por esta zona, entraban 10 gandolas cargadas de neveras Mabe, entraban de 10 a 20 niñeras en un solo día, cargadas de carros Mazda u otras marcas. Eran intercambios de muchas empresas que hoy están cerradas, y era un elemento importantísimo en el intercambio comercial”.

Otro punto que puso sobre el tapete el presidente de Asoata es que aún están tramitando la forma de pago con el Estado, la cual no está definida para la banca: “Se están haciendo formas de pago trianguladas con Panamá para que Colombia reciba su pago, y así Venezuela pueda honrar los compromisos de las mercancías que importa”.

Este escenario ha complicado el proceso, pues hay empresas grandes que tienen una condición especial dentro de la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN), ya que son contribuyentes especiales que son muy celosos con las formas en las que se realizan los pagos.

“Hace poco hubo una reunión entre ministros de Colombia y Venezuela con la banca de ambos países, para tratar de definir las formas de pago”, especificó, para luego hacer énfasis en el optimismo que persiste en el sector: “Vemos con buenos ojos todo lo que se está desarrollando”.