Pavel Rondón plantea la creación de la ciudadanía fronteriza – Frontera Plus

Pavel Rondón plantea la creación de la ciudadanía fronteriza

El también presidente de la Fundación Escuela de Gobierno Mundo y Frontera ve inviable la creación de una zona metropolitana binacional


Por Jonathan Maldonado

El politólogo, exembajador de Venezuela y presidente de la Fundación Escuela de Gobierno Mundo y Frontera, Pavel Rondón, visitó este jueves, 11 de agosto, la ciudad de San Antonio del Táchira con un cúmulo de propuestas de cara a la reapertura.

La amplia ruta que ha transitado le da autoridad al momento de hacer sus planteamientos. A cada palabra que profiere le coloca un acento marcado y fuerte. El vigor lo mantiene intacto. «La frontera es un área de intercambio. No hay espacios limítrofes. Esa línea es imaginaria», apuntó.

“La frontera es un área de intercambio”. (Foto: Jonathan Maldonado)

Aunque no está de acuerdo con una reapertura por pasos, pues piensa que si se cerró de forma abrupta, hace siete años, también puede abrirse de la misma manera, sí ve factible una nueva etapa para Táchira y Norte de Santander.

«El Gobierno de Gustavo Petro es una garantía para la frontera que viene. Él ha hablado que Cúcuta necesita recuperar su espacio», precisó el exembajador desde la Cámara de Comercio del municipio Bolívar, donde sostuvo una reunión con el sector productivo de la jurisdicción.

Llevó a colación el tema de la pandemia, el cual unió a la población en torno al uso del tapabocas. «La pandemia nos enseñó que podemos cambiar la visión del mundo; si nos unimos podemos lograr la reactivación de la frontera que todos deseamos», detalló.

Rondón no titubea con cada idea que suelta. Lamentó que, a la fecha, siga cerrado el paso de vehículos por los puentes internacionales Simón Bolívar y Francisco de Paula Santander, los cuales «están aptos para recibir el parque automotor».

Para dar ese paso, el avezado en el área no ve necesario esperar que se restablezcan las relaciones diplomáticas. «Una vez se abra debe existir una media que garantice que la frontera nunca más será cerrada», aseveró.

En este sentido, Rondón ideó una frontera donde exista una ciudadanía fronteriza; es decir, el que vive en San Antonio del Táchira debe considerarse un ciudadano de Cúcuta, y viceversa. «Que estas personas se sientan con sus derechos respetados, pero también con sus deberes», dijo.

«Desde el punto de vista legal, la condición de ciudadano la otorga el Estado a las personas», indicó para luego dejar por sentado que debe haber una planificación conjunta en el desarrollo fronterizo entre Venezuela y Colombia, con el propósito de que todo pueda fluir sin contratiempos.

En torno a la posibilidad de que se establezca una zona metropolitana binacional, instó a revisar muy bien este punto, pues puede desencadenar algunos inconvenientes de llegar a aplicarse.

Para el politólogo, si las cartas se juegan bien y apuntan siempre a la legalidad, la frontera puede convertirse en una especie de Singapur y, para ello, hay que acabar con la corrupción que aún impera.

«La educación es fundamental. El niño de la frontera, para graduarse, debe saber hablar, como mínimo, el inglés de forma fluida y, por qué no, el mandarín», añadió.

Pese a que le gustaría tenerla, recalcó que no hay una fecha fija para el inicio de la reactivación de la zona. «Pienso que ya debería estar abierta para el paso de vehículos. No hay por qué seguir dilatándolo», reiteró.

La Zona Económica Especial

Para Rondón no es insensato que Táchira no esté dentro de las Zonas Económicas Especiales, pues se crearon según el modelo chino, donde prevalecen son los puertos marítimos.

«Nadie garantiza que esas zonas puedan funcionar. Hay naciones donde han fracasado», explicó mientras aconsejaba apuntar hacia las zonas de integración fronteriza.

Cada una de las aristas expuestas, de acuerdo con el exembajador, son posibles si se establecen y determinan las «propuestas de la frontera que queremos», donde la sociedad defienda sus objetivos y tenga aval para protestar por lo que considere esté mal.

«También se debe renovar el pensamiento del liderazgo fronterizo. Hay que formar gente, que todo el mundo sepa qué es frontera, el cual debe ser el tema de cada día, que sea parte de nuestras vida», aseveró.

Rondón subrayó la necedad de atender la seguridad de frontera sin mantenerla como una zona conflictiva. «Que se desarrolle la inteligencia militar, sin la necesidad de tener que ver a todo el mundo como sospechoso», reflexionó.

No cree que haya algo que pueda impedir la inminente apertura entre la frontera de Táchira con Norte de Santander.