“Pérdida de miles de empleos: Efecto del cierre de la frontera” – Frontera Plus

“Pérdida de miles de empleos: Efecto del cierre de la frontera”

Si bien la reactivación ha sido parcial, particularmente enfocada en la carga pesada, este es un primer paso para lograr la normalización que le dará nuevamente a la frontera el protagonismo que se merece”, dijo el dirigente gremial de los comerciantes

Tras dos años de cierre, el lunes 26 de septiembre de 2022 se efectuó la reapertura del comercio formal entre Colombia y Venezuela. Al acto simbólico desarrollado en el Puente Internacional Simón Bolívar, asistieron el presidente del vecino país, Gustavo Petro, y varios funcionarios del gobierno nacional, como el gobernador del Táchira, Freddy Bernal.

Colombia y Venezuela han sido socios comerciales por naturaleza desde antaño, con una actividad que registró su punto más álgido en 2008, cuando se reportó un movimiento de mercancías superior a los 7.000 millones de dólares.

Con el propósito de acceder a datos oficiales y obtener una apreciación desde el lado colombiano de lo que viene siendo el desarrollo del comercio binacional desde su reactivación formal, La Nación conversó con Sergio Castillo, presidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cúcuta:

—¿Cómo evalúan desde Colombia la reactivación de la actividad comercial fronteriza?

— Creemos que ha sido una noticia positiva. Si bien la reactivación ha sido parcial, particularmente enfocada en la carga pesada, este es un primer paso para lograr la normalización que le dará nuevamente a la frontera el protagonismo que se merece.

—¿Qué efectos ha tenido la reactivación del comercio fronterizo?

-— De acuerdo con las cifras entregadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo a los líderes de los empresarios y agentes aduaneros, desde el 26 de septiembre y hasta el pasado 18 de octubre, por los puentes internacionales Simón Bolívar (La Parada-San Antonio) y Francisco de Paula Santander (Cúcuta-Ureña) se movilizaron 2.173.088 dólares en mercancías. Estamos a la espera de un nuevo reporte.

—¿Es posible que la actividad comercial llegue a los niveles más altos registrados previos al cierre?

— Es posible y es lo que esperamos. No será un proceso fácil ni rápido, pero con voluntad, trabajo en equipo y recuperación de la confianza inversionista, seguramente las cifras seguirán mejorando y las transacciones serán mucho más representativas para la economía de los dos países.

—¿Qué efecto tuvo sobre cada país el cierre del comercio binacional?

— El efecto general del cierre del comercio binacional fue la pérdida de miles de empleos a lado y lado de la frontera. Mucha gente del sector trasporte, aduanas, logística, autopartes y afines, vio de un momento a otro que su materia prima desapareció y se tuvo que reinventar para sobrevivir.

—¿Qué ventajas comparativas y competitivas tiene ahora Colombia frente a Venezuela en el intercambio comercial?

—Más allá de ventajas, Colombia y particularmente Norte de Santander tiene mucha fortaleza en el sector de confección, agroindustria y todo lo relacionado con carbón y sus derivados. Además, gozamos de mano de obra calificada y no calificada lista a contribuir en el intercambio comercial y su normalización.

—¿Sigue siendo Venezuela un socio comercial importante para Colombia?

—Lo será siempre porque la frontera es una realidad histórica y los antecedentes muestran que la construcción y el desarrollo de los dos países ha ido de la mano. Particularmente en Norte de Santander el desarrollo del departamento ha ido de la mano con el crecimiento del estado Táchira, situación que esperamos se reactive en este nuevo relacionamiento binacional.

— ¿Cuán determinantes van a ser las relaciones políticas en la prosperidad de la actividad comercial binacional?

— Será fundamental que los dos gobiernos tengan cercanía, cordialidad y respeto en el marco de las relaciones diplomáticas que deben caracterizar a dos países vecinos. Los gobiernos deben entender que las decisiones de la capital afectan mayoritariamente en las fronteras, razón por la cual confiamos que todo fluirá de la mejor manera.

¿Cómo puede afectar al comercio binacional las proyecciones de una recesión global para 2023?

— Indudablemente el comercio binacional no será ajeno a los temas mundiales que se están viviendo en materia de inflación, guerra en Ucrania y precio del dólar. Por eso se hace fundamental fortalecer la economía de los dos países, juntando oferta y demanda de Colombia y Venezuela y de esta manera activar con garantías los aparatos productivos. (Diego Mendoza / Pasante de Comunicación Social)