Reactivar mercado cambiario es una necesidad en la frontera – Frontera Plus

Reactivar mercado cambiario es una necesidad en la frontera

Dilio Hernández: Hay expectativas por la reapertura que deben acelerar el BCV y Sudeban


Humberto Contreras


La reapertura del comercio binacional ha generado expectativas positivas en la mayoría de los sectores económicos de la región, incluido el sector cambiario, que constituye un instrumento importante para el comercio internacional y la reactivación económica, dijo el economista tachirense Dilio Hernández, abordado sobre el tema de las Casas de Cambio en el lado venezolano de la frontera.

–Y no son importantes, explica, porque corrijan la política cambiaria y de precios, sino porque contribuyen a reducir el impacto de las irregularidades del mercado cambiario generado por la escasez de efectivo y las distorsiones de la economía negra dominada por el contrabando, el narcotráfico, la extorsión y la corrupción aduanera.

Indica el experto director del Centro de Investigaciones y Análisis Prospectivo, Ciap, que la reactivación del sector cambiario en la frontera es una necesidad en el actual contexto de apertura, por lo que el Banco Central de Venezuela, BCV y Sudeban deben favorecer esta reactivación mediante políticas monetarias que garanticen la dotación de efectivo en moneda nacional y divisas, la unificación de la relación cambiaria bolívar-peso, y la flexibilización de los topes de operaciones diarias, dejando al mercado su rol regulador, entre otras medidas.

— ¿Qué ocurre en el mercado cambiario de la frontera?

— Antes de 2008, existían en la frontera más de 200 casas de cambio en el lado venezolano, y más de 1.000 en el lado colombiano, pero su funcionamiento fue afectado por la caída del comercio bilateral, que pasó de 7 mil 200 millones de dólares en 2008, a 385,5 millones en 2021.

Del mismo modo, confluyeron factores como la reducción del transporte de carga de importación y exportación que pasó de 227 mil 672 vehículos a menos de 2.000 en 2018, y menos de mil en 2021; el cierre de los pasos fronterizos en 2016 por el gobierno venezolano, y la paralización de las operaciones de cambio en Cúcuta en 2017, en protesta por las regulaciones de la DIAN, todo ello contribuyó a generar la crisis del mercado cambiario fronterizo.

— ¿Qué sucedió?

— Esta actividad comercial pasó a ser controlada por el mercado paralelo y el llamado “dólar Cúcuta”, cuyo precio se fija discrecionalmente por los cambistas, sin anclarse a las tasas oficiales de los entes emisores, y sin control ni supervisión alguna.

— ¿Recuerdo que el Gobierno autorizó abrir casas de cambio en esta zona del país?

— A finales de 2017, el gobierno venezolano ordenó la reapertura de ocho casas de cambio en la frontera: tres en Táchira y cinco en Zulia, con topes a las operaciones diarias de 500 dólares por transferencia y 200 en efectivo, una medida insuficiente, que poco impactaría en la reactivación del sector cambiario, y menos en la normalización del mercado cambiario de la frontera.

Con ello, se distorsionó el mercado cambiario, dominado por el peso colombiano que pasó a ser la moneda más utilizada en la actividad comercial en la frontera venezolana, pues el bolívar se convirtió en una moneda marginal, subvalorada y escasa, cuyo uso quedó para cubrir las obligaciones de la administración pública con su efecto negativo en la economía de la región.

— ¿Cómo beneficia la actividad cambiaria a la frontera?

— Un mercado cambiario dinámico y menos rígido, constituye un componente importante para lograr que el intercambio bolívar-peso restablezca el equilibrio del sistema de pagos en la frontera, cuyas principales manifestaciones se reflejarán en:

1.-Reduccion de la competencia desleal del comercio legal frente al contrabando.

2.- Control de las distorsiones que produce la economía negra o ilegal en la actividad productiva de la región.

3.-Ralentizar el efecto de desinversión local que se produce cuando las empresas y profesionales para proteger su inversión compran pesos para transformarlos en dólares.

4.-Disminucion del uso del peso por los entes públicos locales para importar bienes y servicios que luego colocan en el mercado local en perjuicio de la producción nacional favoreciendo prácticas ilegales y de corrupción.

Mercado cambiario

El mercado cambiario es un sistema financiero a través del cual es posible realizar cambios de moneda de un país por moneda de otro país. Esta relación de intercambio se conoce como Tipo de Cambio y está determinada por el régimen que, en materia cambiaria, tiene el país donde se efectúa la transacción, cuyo modelo puede ser fijo, flexible, múltiple o de bandas.

El mercado cambiario según el Charles Hill, experto en negocios internacionales, está constituido por una red global de bancos e instituciones financiera, cambistas y corredores de divisas, que tiene su razón de ser en la existencia de diferentes monedas, cuyo intercambio crece en el mundo, a una velocidad superior al comercio de bienes y servicios, estimado hoy en más de 5 billones de dólares cada día.

Este mercado se puede dividir en dos grandes niveles: el mercado de divisas propiamente dicho y el mercado de dinero físico o monetario. El primero, referido al mercado entre instituciones financieras o entre entidades financieras y empresas (mercado mayorista), y el segundo, al mercado de dinero físico que se realiza entre entidades bancarias o casas de cambio.

El economista y actual ministro de Hacienda de Colombia, José A Ocampo, lo define como “el precio de todos los precios”, por lo cual constituye un elemento crítico de la economía que gravita sobre los precios de todos los productos y servicios, obligando a ser conocido por empresarios, emprendedores, inversionistas, y por la comunidad.

La función principal del mercado cambiario es facilitar las transacciones comerciales a nivel internacional y contribuir al fortalecimiento de la economía nacional. Es un mercado libre, global, descentralizado, principalmente de carácter privado con, o sin regulación, sin cámara de compensación que garantice las operaciones en el que participan bancos centrales, bancos comerciales, operadores cambiarios y empresas.

Las Casas de Cambio

Entre los principales componentes del mercado cambiario están las casas de cambio, que son las entidades dedicadas a la compra y venta de divisas, complementando el rol de los bancos e instituciones financieras en ese mercado, especialmente en la oferta y demanda diaria de divisas, actividad de la que obtienen ganancias provenientes de la diferencia entre la compra y la venta de las divisas. Estas entidades se caracterizan por:

1.- Suelen concentrarse en lugares concurridos por los compradores de divisas: aeropuertos, puertos, hoteles, fronteras, etc.

2.- Pueden, o no, estar ligadas a grupos financieros.

3.- Los operadores se denominan cambistas y por lo general tienen carácter privado.

4.- Los precios de las divisas negociadas varían diariamente de acuerdo con el mercado.

5.- Requieren autorización pública, y deben ser supervisadas por el ente emisor.

6. – Mantienen un stock de divisas y moneda nacional para garantizar las operaciones diarias.

7.- Pueden comprar títulos valores en el mercado exterior, a cambio de efectivo, y pueden emitir documentos pagaderos a la vista, en divisas.

Los usuarios de las casas de cambio son los bancos comerciales o entidades financieras, los agentes corporativos, los minoristas y las personas naturales.