Regresan los cortes de electricidad a la frontera – Frontera Plus

Regresan los cortes de electricidad a la frontera

Sin la intensidad de semanas atrás pero con cortes que se extienden de tres a cuatro horas, regresaron a la frontera los racionamientos eléctricos no programados.

Los horarios, en torno a la suspensión del servicio, no tienen una programación específica, agarran a las comunidades algo desprevenidas, tras haber experimentado varios días de cierta tranquilidad y sosiego.

Con la colaboración del reconocido periodista de la emisora La Romántica 98.7, Danny Pérez, se pudo obtener un termómetro de cómo el malestar vuelve a los hogares de la frontera como consecuencia de los cortes.

«En El Palotal la están quitando cuatro horas al día», detalló un residente de la parroquia, al tiempo que ratificaba que los cortes ha retornado a la zona.

«Con estos calores y sin gas… Fatal», escribió otro ciudadano de la frontera. «Todos los días la quitan en la parroquia (rural) Juan Vicente Gómez «, soltó un habitante de la zona, cuyo único factor que lo diferencia es el clima templado del lugar.

Los cortes eléctricos se extienden de tres a cuatro horas

En Pueblo Nuevo, junto a otra docena de barrios de San Antonio del Táchira, el lunes quitaron el servicio desde las 12:00 m. y hasta las 3:00 p.m. El martes, el «castigo» empezó a las 11:00 p.m. y se extendió hasta la 1:00 a.m.

«No es idea. Sí la están volviendo a quitar de tres a cuatro horas en el día o noche», manifestó un ciudadano de Tienditas, en la municipio vecino de Pedro María Ureña.

En la llamada zona de seguridad, que integra a barrios como Andrés Bello, Lagunitas, parte de Miranda y hasta pasar por Cayetano Redondo, Libertadores de América y la Zona Sur, los cortes son de tres horas y más. Este miércoles, por ejemplo, la suspendieron de 3:00 p.m. a 6:00 p.m.

En Las Dantas, otra zona rural del municipio Bolívar, el escenario no es distinto. Allí la suspenden en las mañanas y en las noches «nos toca de velitas», aseguraron los lugareños.

Este panorama se conjuga con las fallas en el servicio de gas y de agua potable, una trilogía que resta bienestar y tranquilidad en los ciudadanos.

Jonathan Maldonado