Robo a mano armada avivó la incertidumbre en La Parada – Frontera Plus

Robo a mano armada avivó la incertidumbre en La Parada

Un robo, a mano armada, se registró este lunes, en horas de la tarde, en el corregimiento de La Parada, en Colombia. El hecho avivó la incertidumbre y el miedo en vendedores informales y transeúntes.


Por Jonathan Maldonado

Eran cerca de la 1:30 p.m., hora colombiana, cuando tres sujetos abordaron a un grupo de venezolanos que acababan de cruzar el puente internacional Simón Bolívar, con dirección a la vecina nación.

Los hombres (tres) desenfundaron sus armas, justo a la altura donde está la parada de los taxis. «Allí, donde está el árbol (señaló), se encontraban los muchachos que fueron asaltados por los delincuentes», dijo la fuente consultada por el equipo reporteril de La Nación.

«Nostros no sabíamos hacia dónde dirigir la mirada, pues nos daba miedo que los delincuentes se dieran cuenta que uno los estaba mirando», pricisó, aún con el temor tallado en sus pupilas.

El robo fue rápido. A los muchachos los despejaron de sus pertenencias en cuestión de segundos: bolsos, teléfonos y dinero. «Los ladrones, una vez lograron su cometido, se esfumaron sin dejar rastro alguno», subrayó.

Todo indica que los hombres ya tenían estudiado el robo. «Pareciera como si los chamos hubieran sido monitoreados desde Venezuela, y fue acá donde los interceptaron», estimó el ciudadano entrevistado, quien prefirió, por seguridad, no ser identificado.

Tras conocerse el hecho, el periodista de La Nación consultó a varios vendedores informales de la localidad. Todos, aún asombrados, lamentaron los sucedido e instaron a Policía de Colombia a estar más activa.

«Uno ha escuchado los actos de extorsión, sobre todo con los viajeros, pero es la primera vez que observamos un robo de esta magnitud, donde los delincuentes sacaron sus armas sin importar nada», agregó.

A esa hora, La Parada aún se encuentra en su plena efervescencia. La gente va y viene con sus compras y los vendedores aprovechan para ofrecer sus productos en las aceras.

«Esperemos que esto no vuelva a suceder. La policía debería estar a todo hora en la zona, no a raticos», insistió.